Previa del primer derbi de 2012

Foto: souvenirsconchabarral.blogspot.com
El derbi de Sevilla es el único verdadero de España, el resto se basa en rivalidades entre ciudades cercanas o enfrentamientos locales donde uno siempre estuvo por encima del otro y para el más grande de los dos, hay otro enemigo más importante que su vecino. Casi nadie nos puede entender.

Sevilla y Betis siempre irán ligados, son dos nombres que van unidos y que, sus historias, no serían la que son si su eterno rival, manida expresión.

Un derbi no se juega en un terreno de juego, los jugadores son lo de menos, un derbi se juega en el trabajo; en el bar;  en el colegio, oyendo cohetes y coches pitar desde tu casa; evitando ver u oír cualquier medio de comunicación o empaparte de todos los periódicos y resúmenes que puedas.

En el colegio fue donde viví las semanas más apasionantes. Yo siempre decía: 'este año os toca ganar...', y casi nunca lo hacían.

Un derbi es llegar victorioso ese lunes con una media sonrisilla inaguantable que aparece en la cara y, por más que intentes retener los músculos de la boca, siempre salía a la hora de encontrarte de frente con tu compañero de clase: buenos días. Nada más que decir.

Un derbi dura todo el año, incluso toda una vida, una vida sin sentido si no existiera la palabra guasa.

Suerte.