Entrevista a Jesús Alvarado




Muchas gracias por aceptar nuestra primera entrevista para el blog sevillista Alta Norte, es un auténtico placer hacer sevillismo contigo. 

Igualmente. Os agradezco mucho que hayáis pensado en mí para esta entrevista y ojalá sea la primera de muchas que publiquéis en vuestro blog "Alta Norte".

-Seguramente sea ésta una de las primeras entrevista sin que formes parte de la Radio. ¿Qué y quién te llevas de la radio? ¿Volverías?

Efectivamente, es la primera entrevista que me hacen después de que el señor Vizcaíno tomara la decisión de no seguir contando conmigo como colaborador de Sevilla Fútbol Club Radio. Os doy las gracias por ello. Respecto a la pregunta, si me pongo a contaros lo que me llevo de la radio, de estos últimos nueve años de mi vida, yo creo que empezaríamos a hablar ahora y terminaríamos, más o menos, cuando suenen las campanadas de Fin de Año. Me llevo muchísimas cosas, un montón de amigos, miles de recuerdos, el poder haber hecho realidad mi sueño de siempre de crear una radio exclusiva del Sevilla FC y haber podido vivirla desde dentro durante nueve años y, sobre todas las cosas, me llevo el orgullo y el honor de haber podido contar con mi voz la etapa más gloriosa de los casi 107 años de vida que tiene nuestro Sevilla del alma. Eso para mí, como sevillista de cuna que soy, ha sido el privilegio más grande mi vida.

Respecto a la pregunta de si volvería a mi radio (mía, como sevillista) te diré que ¡cómo no!...Uno siempre desea volver a su casa. Claro que volvería, aunque deberían cambiar algunas cosas que ahora mismo están ahí y que no me gustan un pelo. Es más, si la cosa sigue por el camino que está trazando el señor Vizcaíno, mi opinión, y así se lo hice saber en muchas ocasiones, es que se va a cargar los medios oficiales. Ese compadreo y ese acoger en nuestros medios propios a personas, periodistas, que se han llevado años machacando al SFC es, desde mi punto de vista, un gravísimo error. Y luego hay otro tema: sin libertad de expresión no hay credibilidad. Y sin credibilidad, un medio de comunicación no es absolutamente nada, no puede comunicar nada. Curiosamente, mientras muchos decían de mí (sin conocerme de nada) que yo era el pelota de Vizcaíno, desde dentro mantenía una dura lucha por mantener intacta mi libertad de expresión. Podía haberme plegado a sus exigencias y ahora seguiría en la radio, pero eso no va conmigo. Preferí seguir siendo yo mismo y me echó.

"El señor Vizcaíno jamás entendió que una cosa son los medios oficiales y otra cosa muy diferente es el blog personal y el Twitter personal de cada uno"

-El nombre de Jesús Alvarado quedará relacionado estrechamente con la Radio del Sevilla FC para siempre. ¿Por qué quisiste que existiera un medio de comunicación oficial?

El nombre de Jesús Alvarado se olvidará con el paso del tiempo, porque las personas no somos importantes ni, por supuesto, imprescindibles. Y pobre de aquel que piense que lo es. Mi sueño de crear una radio sevillista, hecha por sevillistas y para sevillistas, nació como consecuencia del hartazgo al que llegué después de ver, día a día, cómo la manipulación y la mentira reinaban en la prensa deportiva sevillana. Había que luchar contra esa basura desde dentro contándole al sevillista lo que de verdad pasaba en su club y quitando caretas a diestro y siniestro. El club necesita defenderse de la manipulación y de la falacia y no necesita para nada servirse del manipulador ni del embustero. El Sevilla FC no necesita para nada a la prensa deportiva, puede ser autosuficiente si se lo propone en el área de la comunicación, de la opinión y de la información. Durante muchos años, la radio del Sevilla funcionó así. Hoy en día, desgraciadamente, no. Seguramente por eso yo estoy fuera. Yo soy el mismo que empezó hace nueve años a narrar partidos por internet con un ordenador portátil y un micrófono de seis euros. Yo no cambio mis ideas, ni mi forma de ver las cosas. Y eso molesta, al parecer, en estos tiempos en los que tipos que han escupido sobre el nombre del Sevilla FC y lo han pisoteado se pasean alegremente por nuestros medios oficiales (cobrando por ello, además), por los pasillos de nuestra casa y se dan abrazos con ciertos dirigentes del club, con viandas y bebedizos de por medio que el club paga, claro está, religiosamente.

-Queda ya muy lejos aquellas primeras retransmisiones online leyendo correos electrónicos de sevillistas. ¿Es la radio que imaginaste? ¿Escuchas la 91.6?

Con muchísima pena debo deciros que esta radio de hoy día no es la que yo imaginé, ni tampoco es la que fue durante muchos años. Yo siempre dije que yo estaría en SFC Radio mientras los que mandan lo consideraran oportuno y mientras a mí se me permitiera, libremente, expresar mi opinión. Así fue durante muchísimos años, como digo. En esos años, a mí nadie, jamás, nunca, me dijo lo que tenía que decir o lo que no. Desgraciadamente, en los últimos tiempos no ha sido así y se ha intentado coartar mi libertad de expresión dentro de la radio y fuera de ella. Jamás lo permití. El resultado de todo esto, salta a la vista. Y todo esto lo digo desde la tranquilidad que me otorga el haber dicho esto mismo dentro del club, mientras fui colaborador de sus medios en muchas ocasiones. En la radio que yo imaginé ciertas cosas que están sucediendo de un tiempo a esta parte en nuestros medios oficiales no tendrían cabida. Yo tengo un concepto de cómo ha de ser SFC Radio, una idea. Vizcaíno, hoy por hoy, tiene otra completamente distinta. El tiene el poder, por eso yo estoy en la calle. Pero si estando dentro peleé por mi idea de radio y eso ha provocado que Vizcaíno me echara a la calle ¿cómo me voy a callar ahora? Sería absurdo. Para eso, me hubiese callado antes y seguiría en SFC Radio.

A la segunda pregunta, te digo que por supuesto que sigo escuchando mi radio. Es mía, porque soy sevillista desde siempre, socio y, humildemente, accionista. Y ahí dentro hay muchísima gente buena que se mata trabajando un montón de horas al día y que lo hace movida por el inmenso amor que siente hacia nuestros colores. Gente que, por supuesto, debería estar mejor considerada de lo que lo está en estos momentos.

"Si se consigue que los once tíos que salten al campo defendiendo nuestro glorioso escudo se maten por él, habremos dado un gran paso hacia delante"

-¿No crees que se debería de potenciar desde los medios de comunicación del club una cantera de periodistas y no tirar tanto de periodistas ajenos al Sevilla F.C.?

Yo es que creo que para hacer una radio sevillista no hacen falta periodistas. Hacen falta sevillistas. Eso lo tengo claro. Yo no soy periodista y ahí he estado, movido e impulsado por mi corazón sevillista, nueve años, hasta que me han dejado. Yo quisiera que en los medios oficiales de mi club hablasen y trabajasen sevillistas, solamente sevillistas. Desgraciadamente, esto tampoco se está haciendo ahora, en casos puntuales en los que no voy a incidir porque no viene cuento. Una radio sevillista solo tiene sentido si la hacen sevillistas. Si no, es una pantomima.

-¿Qué piensas de la imagen que da el Sevilla F.C. de la Puerta de Cristales para afuera?

A mí la imagen de mi Sevilla siempre me parece buena. Hablo de la institución, del club. El Sevilla Fútbol Club siempre será grandeza. Las personas, una persona, dos personas, no son el Sevilla Fútbol Club. Y ni se puede ni se debe catalogar a la institución por lo que haga o deje de ser una persona concreta.

-La blogosfera sevillista goza de buena salud, siendo la afición sevillista una de las que más expresan su opinión en las redes, ¿qué piensas de ello? ¿Te ha perjudicado en algo tu blog o Twitter?

Mira, no quiero parecer pedante, pero te cuento verdades. El boom de la blogosfera sevillista es algo que me produce también profunda satisfacción ya que mi blog fue el primer blog sevillista que existió en la red. Después vinieron todos los demás. Eso también es algo que nadie podrá quitarme jamás. Así que, satisfecho de haber sido el pionero en un camino luego tan seguido por muchos. Es bueno que la gente se exprese, muy bueno. Naturalmente, en todos sitios hay impresentables, decir lo contrario es ponerse una venda en los ojos, pero es un riesgo que merece la pena correr.

Sobre si me ha perjudicado mi blog y mi cuenta de Twitter, si el que ya no sea colaborador de la radio de mi Sevilla puede considerarse un perjuicio, entonces te diré que rotundamente sí. El señor Vizcaíno jamás entendió que una cosa son los medios oficiales y otra cosa muy diferente es el blog personal y el Twitter personal de cada uno. Quiso controlar mi opinión, a costa de lo que fuera, no sólo en la radio oficial (donde, con discrepancias y matices, puedo entenderlo perfectamente) sino también en mi blog y en mi Twitter. Y eso, naturalmente, no lo permití jamás. El resultado de todo esto es el que ya todo el mundo conoce.

"La gente acepta como verdad suprema 
lo que "dice la radio" o lo que "dice la tele" o "lo que pone el periódico".

-Como guionista, estás teniendo cierto éxito: ¿Cómo se organizan y estructuran los guiones de La respuesta está en la historia? ¿Tienes algún proyecto para publicar próximamente, sea ficción o no ficción?

Como guionista llevo trabajando desde el año 1994 con esos dos monstruos que son Jorge y César Cadaval. He trabajado, naturalmente, en otros programas además de los de Los Morancos, pero es con ellos con los que he aprendido todo lo que sé de la televisión y es para mí un orgullo poder seguir trabajando con ellos después de dieciocho años. Respecto al programa de "La respuesta está en la historia" ha sido una experiencia tremendamente enriquecedora ser guionista en ese programa. Un formato original de Nico Díaz Bustos, animal televisivo donde los haya, en el que estuvimos trabajando un equipo de cuatro guionistas codo con codo, investigando mucho, descubriendo cosas alucinantes de nuestra gente, de los usos y costumbres de los andaluces y creando el producto que al final ha tenido tan buena aceptación en el público, la crítica y en la propia Academia de televisión, ya que hace pocas fechas se nos concedió el Premio "Iris" al mejor programa de entretenimiento de todas las cadenas autonómicas. Que un programa cultural logre ese premio es para estar felices y orgullosos del trabajo realizado y de la audiencia andaluza. Respecto a proyectos, siempre hay nuevas ideas, pero el verano es tiempo de reflexión y de descanso en televisión, siempre de cara a la nueva temporada que empieza en septiembre.

-Sueles criticar mucho lo que rodea al fútbol. ¿Por qué crees que se está idiotizando tanto el fútbol y por ende el Sevilla F.C o su entorno?

En la sociedad actual hay un serio problema y es que la gente no se hace preguntas. La gente acepta como verdad suprema lo que "dice la radio" o lo que "dice la tele" o lo que "pone en el periódico". Los medios de comunicación de este país y de todos los países solo tienen un objetivo: vender. Y es que la gente no se plantea que son empresas que buscan resultados económicos y, si no los hay, al carajo el invento. Es mentira absoluta eso que dicen de que los medios y los periodistas son libres y objetivos. Mentira absoluta. Se trata de vender y de que el interés de cada medio (sea político, deportivo o de lo que sea) prevalezca sobre los demás. Se manipula a las masas, se les engaña a saco y las masas no se preguntan nada, se lo creen todo. El resultado de toda esta gran falacia es el que es. Naturalmente, dentro del periodismo deportivo también hay mucha gente buena, honesta, honrada e imparcial hasta donde les permitan serlo, pero los impresentables se hacen notar demasiado. Yo, particularmente, no me canso de luchar contra esta basura y sigo demostrando desde hace años las mentiras del mentiroso y las manipulaciones del manipulador. Aunque, visto lo visto, no sirva de nada, al menos a mí me sirve para estar conforme conmigo mismo.

"No espero nada de mi equipo, nunca lo esperé y vinieron títulos a montones. Si no vienen más, ole mi Sevilla y si vienen, ole mi Sevilla"

-¿Cuándo crees tú que dio el paso atrás el Sevilla hasta terminar llegando a la situación en la que estamos? ¿Cómo ves al Sevilla de la 2012/2013?

Sinceramente, yo no creo que el Sevilla haya dado ningún paso atrás. Lo que sucede es que dio no un paso, sino mil saltos hacia delante en tan poco tiempo y la gente, alguna gente, se creyó que eso iba a ser así ya para siempre. Tras esa etapa tan inesperada y tan alucinante, volvimos a la lógica realidad, que es la que es en un club como el Sevilla FC, que ni tiene la obligación de pelear títulos ni de meterse en Champions todas las temporadas. La desilusión, en esta vida, viene dada por el nivel de las expectativas creadas. Yo no me creo expectativas desorbitadas sobre mi equipo. Sé cuál es su sitio, cuáles sus posibilidades, sigo disfrutando de tantísima gloria lograda y no esperada y sigo disfrutando, por encima de todas las cosas, de ser sevillista. No espero nada de mi equipo, nunca lo esperé y vinieron títulos a montones. Si no vienen más, ole mi Sevilla y si vienen, ole mi Sevilla.

Esta temporada que viene me tiene ciertamente preocupado. La pasada temporada fue un desastre en muchos aspectos. No por no lograr títulos, ni siquiera por no entrar en Europa. Fue un desastre porque vi algo que hacía tiempo que no veía, aunque en 2010-2011 ya se empezaba a adivinar. Vi a mi equipo deambular por esos terrenos de juego sin alma, sin cojones, sin agallas, sin competitividad. Y eso duele. Esas cosas, al parecer, no se podían decir en SFC Radio pero yo las decía. ¿Cómo no iba a decirlas si estaba narrando un partido y otro y otro en el que el equipo me causaba vergüenza? Ese es un serio problema que hay que atajar de raíz.  Si se consigue que los once tíos que salten al campo defendiendo nuestro glorioso escudo se maten por él, habremos dado un gran paso hacia delante. Si no se logra y seguimos viendo tristes espectáculos como los tantas veces vividos la temporada pasada, si seguimos viendo a futbolistas tocarse los cojones con nuestra camiseta en un terreno de juego, lo podemos pasar mal de verdad. De hecho, yo durante muchas jornadas la pasada temporada vi muy cerca el descenso, la dinámica del equipo olía a eso hasta que llegó Míchel. Eso tampoco se podía decir en la radio oficial, y yo lo decía. Y en mi blog y en mi Twitter. No me arrepiento de haberlo hecho, a pesar de todo lo que ha pasado después.

-Hace unas semanas publicamos nuestra primera viñeta en el blog en la que hablábamos en broma de que Pastora Soler cantó en Eurovisión el 'Abónate a soñar', ¿Encajaría aquella campaña de abonados en este verano de 2012?

En mi modesta opinión, en absoluto. Yo soñé muchas cosas y luego, mi equipo, me regaló realidades que multiplicaban por mucho el mejor de mis sueños. Yo no sueño ya nada con respecto a mi Sevilla. Mi sueño es ser sevillista día a día y disfrutar de mi sentimiento, en las duras y en las maduras, en las buenas y en las malas, desde dentro o desde fuera.Una frase que acuñé hace tiempo y que luego tantos otros me han copiado dice que el título más grande que yo puedo tener es el de ser sevillista. La escribí cuando ni siquiera había visto a mi equipo disputar una final. Imagínate ahora. No necesito más. Después de seis títulos, no necesito más. Si vienen, será la leche, como lo fueron todos y cada uno de los ya vividos. Pero yo ya no sueño. Prefiero vivir despierto el día a día de mi realidad sevillista.

-Y ya para terminar... Resume en una palabra o una frase la idiosincrasia del sevillista:

La Grandeza es una actitud.

-Muchas gracias, Jesús. Viva el Sevilla.

Gracias a vosotros y, por encima de todas las cosas y de todas las personas, Viva el Sevilla siempre.

Entrevista realizada por Rubén Alés y Adrián Riquelme a Jesús Alvarado para el blog AltaNorte.blogspot.com. Cualquier copia de texto de esta publicación deberá ir acompañado de una mención del medio de difusión (Blog Alta Norte) y acompañar un enlace al Blog.