¿Principio o fin?

sevillismo.com


Una vez despiertos del sueño de una nueva final, toco emprender el rumbo que hasta el momento está siendo bien marcado por Emery. Con una sola competición por delante, con un once tipo que no debería de variar, salvo por sanciones o lesiones, el Sevilla F.C debe de afrontar estos 13 partidos que quedan como 13 finales si quiere entrar el año que viene en Europa. De lo contrario nos adentraremos en terrenos pantanosos y peligrosos por tanto, y terminaremos en tierra de nadie o algo peor.

El rival de mañana es el Celta, que está a 9 puntos, con un nuevo entrenador, Abel Resino, que se estrenó con victoria frente al Granada la pasada jornada. Pero aunque el rival deba de ser tenido en cuenta, dado que es un deporte de dos, el equipo nervionense tiene que seguir siendo fuerte en su estadio, seguir saliendo a por los partidos y aprovecharse de un rival que aún no sabe si viene o si va.

Poco a poco se van alejando los rescoldos dejados por la eliminatoria copera y ponemos los cinco sentidos en la competición liguera, si la buena línea emprendida por Emery sigue dando sus frutos, hay muchas opciones de llegar a los últimos partidos jugándonos el viajar al viejo continente la temporada que viene. Además hasta el 8º puede ir a UEFA, si el Málaga sigue sancionado. No queda otra que ir partido a partido, ser consciente de lo que nos jugamos y de que estamos en una Liga en la que un triunfo te pone arriba y una derrota te mete en problemas, todo es tan inestable que el mínimo de regularidad es compensado con un posición de privilegio.

Mañana salvo los lesionados de larga duración, a los que esta semana se ha sumado Campaña, todos disponibles, dado que a Kondogbia le han reducido la sanción dos partidos y podrá ser de la partida. El once no debe variar mucho del visto en el partido de vuelta del Miércoles pasado, esperemos que siga contando con Alberto Moreno, al menos para el banquillo, porque ha demostrado que puede ser un buen recambio, mucho mejor que Manu del Moral, habrá que ver si seguimos con un delantero que sólo hace calentar banquillo cuando el equipo lo necesita mientras que Álex Rubio sigue en el filial.

Ojalá todas las dudas fueran esas. Mientras, los once que salten al campo que tengan claro a qué jugar y cómo hincarle el diente al Celta, un partido que puede suponer el principio de algo o el final de todo.