Trampolín hacia Europa


almassevillistas.blogspot.com

Lo único puro que le queda al fútbol es la sentimentalidad del aficionado. El partido de mañana enfrenta a dos sentimientos, que para suerte de ambos se están jugando más que tres puntos, el sueño de Europa está cerca y eso hace que el partido tenga un plus (además del que ya tiene por sí solo) de pasión y tensión.

En cuanto a lo que nos importa a los sevillistas, el encuentro se presenta como la enésima oportunidad de dar el salto definitivo a los puestos europeos. Ganar este año fuera de casa se está conviertiendo en un imposible. Confiemos en que la especial trascendencia del rival y del partido, motive por sí mismo a los jugadores. Creo que el equipo llega como víctima al encuentro. Los favoritos son ellos, por dos motivos objetivos, están por encima en la clasificación y nosotros a domicilio tan sólo hemos conseguido una victoria. El papel de víctima debe de jugar a nuestro favor.

Tampoco hay que olvidarse del resultado de la ida, el 5-1 escoció y mucho en las filas béticas y como es lógico y normal nos lo querrán devolver. El derby que me imagino no es el de un Betis presionando arriba desde el primer minuto y yendo a tumba abierta hacia nuestra portería, estarían comentiendo un error, dado que nuestro contragolpe los puede matar. Creo que debemos de hacer un partido inteligente, saber jugar con la presión que ellos van a tener por el resultado de ida y por su rol de favoritos y aprovechar las ocasiones que tengamos, ellos en ese aspecto son más efectivos que nosotros.

En cuanto al once titular, a la espera de lo que apelación decida sobre Navarro, parece que Fazio llegará sin problemas y el que podría ser duda hasta el final es Kondogbia, el resto todos disponbles.

No es un mach ball como bien dijo el presidente en una entrevista reciente, pero desde luego una victoria al eterno rival debería de insuflar la confianza suficiente en el grupo y utilizarla como trampolín hacia Europa, es decir, lo contrario que nos pasó con el resultado de la ida.

Por último, haber bajado el nivel en los últimos años no hace que salvemos la temporada por ganarle al Betis, hay que ganar mañana como si fuera cualquier otro rival, pero sólo eso. Los localismos los olvidamos aquel Jueves de Feria glorioso (e incluso antes), que nadie pierda la perspectiva.