De una vez por todas.



jesuscreations.com

 Ayer se cumplieron siete años desde la primera Uefa de Eindhoven. Todos en aquel viaje éramos novatos, se nos veía en la cara la felicidad del momento, aquello de "vamos a disfrutarlo ahora que no sabemos si lo volveremos a repetir" y tanto que lo repetimos como bien sabemos todos. Aquella huella se marcó en el corazón de cualquier sevillista y hoy estamos en un tira y afloja continuo por saber si al menos podremos participar de nuevo en Europa el próximo curso y por qué no, volver a formar una plantilla que nos vuelva a dar alegrías de aquel tipo.


Para alcanzar eso mañana hay que ganar. Ya no queda otra. Ganar de una vez y dar un golpe encima de la clasificación para que nuestros rivales sientan el respeto que nos han perdido en los últimos años. El de Málaga será un partido duro, como siempre, no sólo por la rivalidad con la que se toman (ellos) este tipo de partidos, sino porque los malagueños aún vislumbran un futuro sin sanciones y por tanto con la posibilidad de participar en competición europea. Dicho esto, es encomiable la labor del Málaga esta temporada, el clima no es el más idóneo, deudas con jugadores, posibles traspasos a la vista y el jeque que si te he visto no me acuerdo. Isco, Baptista, Joaquín o Saviola son jugadores como para no infravalorar al rival. Willy Caballero por lesión y Demichelis y Sergio Sánchez por sanción serán baja mañana.

En cuanto a nosotros, tendremos la duda de Fazio hasta última hora, además de la sabida de Reyes, por lo demás, el once titular no debe de diferir del que ganó el domingo pasado al Español. En conslusión, buen momento para pescar en aguas revueltas, el Málaga ha encajado 20 goles en los últimos 7 partidos, buena ocasión para ganar de una vez por todas fuera de casa, para que aquella noche de Eindhoven pueda al menos soñarse otra vez.