Análisis de la temporada. Plantilla.




Comenzaremos el primero de los tres ámbitos en el que vamos a dividir el análisis de la temporada. La Plantilla. Los otros dos serán el club y la afición.

La radiografía que podría hacer de la plantilla de este año bien podría circunscribirse a 11 o a lo sumo 14 futbolistas, el resto apenas han contado con los dos entrenadores que hemos tenido en esta temporada.

Portería:

En un principio se vio como un acierto traer a Diego López, un portero con experiencia y con talla. Su presencia en la portería sevillista se vio debilitada tras la expulsión en Granada, luego sus actuaciones no han estado a la altura de lo esperado. Fue vendido al Real Madrid en un mal momento, con Palop lesionado y una semifinales de copa a la vuelta de la esquina. Y en esas se fichó a Beto, acierto de la dirección deportiva, sus actuaciones le han quitado el puesto a Palop que tuvo momentos de duda y con el que Míchel fue algo injusto porque a pesar de ellas su rendimiento a inicios de temporada estaba por encima del de Diego López. La actuación de Julián en el partido frente al Granada estuvo acertada, todo hace indicar que será el segundo portero la temporada que viene. La pregunta que habría que hacerle a la dirección deportiva es, ¿no era conveniente fichar a otro delantero en verano o en invierno antes que a un portero?

 Defensa:

Sin duda es la línea que más quebraderos de cabeza está dando en los últimos años. Sobre todo en los centrales. En cuanto a los laterales y comenzando por el derecho, Cicinho ha ido de más a menos, a parte de lesiones, su conducta y su bajo rendimiento cuando ha salido han hecho que sea Coke el que le haya arrebatado el puesto, el rendimiento del madrileño ha ido a más, se le ha visto más suelto y con más confianza hasta el punto de hacer varios goles.  En el lateral izquierdo comenzó jugando Fernando Navarro, la sanción que le imposibilitaba jugar la vuelta de Copa hizo que Emery probara a Alberto Moreno y el canterano estuvo a la altura, de hecho ha jugado la mayoría de los partidos de titular. En cuanto a los centrales, mal endémico de los últimos años, Spahic y Fazio parecían la pareja indiscutible, su nivel fue subiendo con los partidos pero el bosnio tuvo que ser cedido a mediados de temporada. Su puesto lo ocupó Botía, personalmente vi un acierto su fichaje pero su rendimiento ha sido muy bajo. Otro que ocupó el puesto de central ha sido Juan Cala, el canterano ha demostrado que puede contarse con él. Siempre está cuando se le reclama, al igual que en otros años, su explosión ha llegado al final de la temporada. Emery confíaba tan poco en estos dos jugadores que tuvo que recolocar a Navarro como central, no ha rendido mal, pero se nota que no es un sitio cómodo para él.

Centrocampistas:

Comenzando por las bandas. De la derecha hay poco que decir. Jesús Navas. Simplemente con eso ya está comentado todo. Por ponerle una pega, creo que debería de haber sido más paciente a la hora de centrar, esperar para ver los movimiento de los delanteros, intercalar pases por delante con otros hacia atrás. En el último tramo de la temporada Emery le dio rienda suelta, se movió más por el centro y eso le dio al equipo otra alternativa. Fuimos menos previsibles. Lo mismo se podría decir en la izquierda con Reyes  y Perotti. Míchel obligaba al utrerano a mantenerse en la banda, estático, cuando la velocidad ya no es la mejor cualidad del canterano, una vez que se soltó de la cal demostró que su calidad está fuera de toda duda. Su rendimiento fue de menos a más. El caso del argentino ha sido una de las mejores noticias del año. Su recuperación fue un éxito y el equipo lo notó. Ojalá que haga una buena pretemporada y sea el primer fichaje del año que viene. En cuanto a los medios centros, dos han copado la mayoría de los minutos. Medel y Kondogbia. El rendimiento del primero ha ido en su línea, batallador y sacrificado, el problema es que se le va la cabeza de vez en cuando, (Betis, Valladolid, At.Madrid en copa) y eso le resta mucho. En cuando al francés, sin duda ha dido el fichaje del año. Comenzó sin jugar porque Míchel prefería a Maduro, pero una vez que lo hizo demostró fuerza y poderío físico. Su inexperiencia le hace confiarse en exceso perdiendo balones en zonas peligrosas del campo. En cuanto al holandés Maduro, otro de los fichajes, su protagonismo ha ido en descenso a medida que avanzaba la temporada. Hizo buenos partidos ante R. Madrid y Barcelona, pero más allá de eso, apenas aportaba nada. Kondobia le pasó por delante y el equipo ganó presencia en el centro del campo y una salida de balón más rápida y limpia. Otro de los medios utilizados fue Campaña, el canterano bien por problemas físicos o por otros no terminó de encontrar la continuidad deseada, su rendimiento no ha estado a la altura de las expectativas, le vendría bien una cesión pero para eso antes tiene que renovar y parece que no está muy por la labor. En cuanto a Manu del Moral ha fracasado esta temporada, la anterior al menos hizo goles, pero en esta su desidia le ha hecho pasar más minutos en el banquillo que en el campo. Tanto Hervás como Stepanovic no han jugado lo suficiente como para valorarlos.

Atacantes:

Dos jugadores se reparten las alabanzas. Negredo y Rakitic. El vallecano ha terminado como máximo goleador nacional. Gracias a sus goles el equipo no ha pasado más problemas aunque también sus excesivos fallos (algunos clarísimos) han imposibilitado que estuviéramos en UEFA de pleno derecho. En cuanto al croata ha tenido un rendimiento de los mejores de la plantilla. Se ha sacrificado en los momentos que había que hacerlo, ha demostrado su calidad a pesar de que ha llegado un poco asfixiado al final de la Liga. Él tiene que ser una de los estandartes para la próxima temporada. Detrás de ellos, Babá. Controvertida su situación en el equipo. Los entrenadores no contaba con él ni cuando hacía falta ganar, no se entendía entonces por qué iba convocado. Cuando ha participado su rendimiento ha dejado mucho que desear, ha fallado goles muy claros y aunque es cierto que salía a jugar en momentos complicados, no creo que tenga calidad para estar en este Sevilla. Rabello y Álex Rubio son los dos jugadores del filial que han debutado este año. A ambos hay que verlos más para valorarlos en su justa medida, ojalá que sea la temporada venidera.

Entrenadores:

La deriva del club tiene un aspecto sintomático en sus entrenadores. Hemos pasado de una época en la que duraban años (Caparrós) a otra en la que vamos a dos por temporada. Esta vez han sido Míchel y Emery. El primero se quedó sin haber cumplido el objetivo, sus ansias de mejorar y su trabajo convencieron al presidente. Pero la confianza fue minando a medida que los resultados no se daban. Casi siempre jugaban los mismos, tardó demasiado en darse cuenta que Kondogbia era mejor que Maduro, que Reyes no podía vivir eternamente en la banda y no recurrió a la cantera. Su mejores logros, la única victoria fuera y el 5-1 al R. Betis. En cuanto al vasco, llegó como han llegado todos últimamente, dejando buenas sensaciones en sus inicios, el equipo parecía otro, presionaba más arriba, la segunda línea llegaba más y defensivamente parecía que habíamos recuperado seguridad. Pero todo fue un espejismo. Su conservadurismo en partidos como Mallorca (con 1-1 iba a sacar a Reyes y echó para atrás el cambio) en Valladolid (1-1 y en los últimos minutos saca a un central) o la solución de sacar a Cicinho como primera o última alternativa atacante. Tal vez su mayor logro haya sido que el equipo no se le ha caído. Su discurso políticamente correcto, hacia el rendimiento del equipo y hasta el partido del Atlético de Madrid (liga), con los árbitros no ha sido muy bien acogido por la grada.