Jesús Navas cierra el círculo



El tanta cacareado fin de ciclo que tanto le gustaba a los periodistas anunciar ha llegado esta semana. Con las salidas de Palop y Navas se termina de pintar el último eslabón de la circunsferencia sevillista. Esa que nos ha dado la gloria, la que nos ha hecho vivir más de lo que nunca soñamos.

Jesús Navas se marcha después de 10 temporadas en el Sevilla F.C, de 393 partidos (sexto con más encuentros disputados después de Busto, Campanal, Manolo Jiménez, Juan Arza y Pablo Blanco, ahí es nada), se marcha a Manchester con seis títulos, una eurocopa y un mundial.

Se nos hará raro no verlo galopar por su banda derecha, esa que no abandonó nunca porque por ahí se abría la herida de los rivales. Al palaciego se lo llevaba el viento como se ha llevado como si fuera un suspiro aquel Sevilla glorioso. Se va en en su plenitud y en su madurez, como persona y como futbolista, para que se les abra la boca a los aficionados ingleses que lo vean subir, regatear y centrar y volver a subir a regatear y a centrar. Gol no tendrá, pero más de dos laterales han soñado pesadillas antes de enfrentarse a él y después. Gol no tiene, pero los regala, sino que se lo pregunten al Dios de Malí, a Luis Fabiano o a Negredo, como bien dicen en este artículo de La Palangana mecánica.

El duende de Los Palacios se marcha habiéndolo dejado todo por este escudo y por la afición, habiéndole dado a este que escribe, uno de los mejores y más emotivos momentos vividos en esa borrachera de títulos, cuando encaró a De Gea y certificó la segunda Copa del Rey de aquella gloriosa época, ¡Tus huevos Navas! como dijo Jesús Alvarado.

Se nos va el palaciego dejando las arcas del club saneadas y siendo otro caterano el que tenga que salvar el bache económico, como ya hicieron Marchena, Jesuli o Reyes. Que tome nota el consejo de administración que le conviene. En la carretera de Utrera hay otros Navas, otros Reyes, otros Puertas, sobre ellos se debería de cimentar el Sevilla del futuro, porque ellos, como Jesús Navas, llevan al Sevilla F.C entre las venas y eso compensa los millones de unos y la experiencia de otros.

Good luck and thank you very much, Jesus!