Sevilla F.C - Racing de Santander: La vergüenza se queda corta.


Calamitoso fracaso del Sevilla que no supo superar a un Racing que lo dejó en evidencia.




Sevilla F.C 0 - 2 Racing
                           Miguélez
                           Koné

Reflexiones negativas:

- Lo venimos diciendo desde hace varias semanas, nunca hay que perderle el respeto al rival. No se puede pretender ganar un partido (o pasar una eliminatoria) si no se pone la actitud adecuada, si no se corre, si todos los implicados no están mínimamente concentrados y motivados. ¿Tan difícil hubiera sido salir a por el partido con la intensidad que se le puso después del 0-1?
- Hay cosas que o no tienen explicación (o se la inventan) o directamente ni nos la cuentan. La gestión de la plantilla que está haciendo Emery es sin duda su punto débil. ¿No hubiera sido más normal que Vitolo jugara unos minutos ante el Ath. Bilbao y otros tantos ayer? ¿No sería lo normal premiar a un jugador como Rusescu que lo hizo bien en Alemania convocándolo el domingo pasado y dejándolo en el campo ayer donde estaba cuajando un buen partido? Estas y más preguntas inexplicables se le podrían hacer también a la secretaría técnica.
- Al equipo, y no es nuevo de esta temporada, le falta un líder, alguien que maneje el vestuario, que sea ineligente, pícaro, que tenga autoridad para dar cuatro gritos y poner a cada uno en su sitio. No puede ser que en un equipo de primer nivel critiquemos cada partido el hecho de no terminar las jugadas o de sacar en corto faltas que hay que colgar al área. Sólo estos dos aspectos denotan una falta de picardía e inteligencia impropia de la veteranía de algunos. Tal vez ese papel en un futuro lo pueda hacer Cristóforo.
- ¿Y ahora qué? No queda otra que continuar. No queda más que ganar en Villarreal para endulzar un año que estaba terminando bien pero que por ese masoquismo al que nos estamos acostumbrando (la mayoría de los partidos los hemos perdido por démeritos nuestros) no hemos empeñado en darle un toque amargo. Y por supuesto, ya no hay excusas para no quedar entre los 6 primeros (en realidad 5º ó 6º) y llegar como mínimo a cuartos de final de la Europa League.


Foto de galería ASR Pepe Brand.