¿Por qué se ficha a Rusescu?



El único movimiento hasta el momento de la secretaría técnica ha sido la cesión de Rusescu el Sporting de Braga. Más allá de los dos goles que el rumano marcó la jornada pasada, apenas ha contado con minutos en el Sevilla y por ello nos hacemos una pregunta ¿Por qué ha venido Rusescu? y ¿no hubiera sido mejor confiar en alguien de la cantera en verano?

Yendo por orden de responsabilidad tenemos que comenzar por el entrenador. Raúl Rusescu fue el primer fichaje del Sevilla, porque lo que vino con el visto bueno de Emery, es cierto que la forma física con la que comenzó la pretemporada era mala, pero una vez que se puso al 100% apenas tuvo14 minutos en Liga y algunas apariciones más en UEFA y Copa del Rey. La competencia era máxima (Bacca y Gameiro) pero sus aportaciones al equipo cuando ha jugado han sido buenas, buenos movimientos con goles incluso se han merecido muchos más minutos. ¿Por qué era siempre él quien se quedaba sin convocar? ¿Por qué después de su gol en Friburgo no fue convocado ante el Ath. Bilbao, por ejemplo? La gestión de este asunto por parte del entrenador vasco ha dejado mucho que desear y los motivos de su casi nula participación han brillado por su ausencia (algo que viene siendo habitual en el club desde hace tiempo) tal vez si le hubiera dado más protagonismo la reacción de parte de la grada no habría sido la que fue.

El segundo de los responsables es Monchi. Es el segundo fichaje de este tipo. El primero fue Babá (en el fondo es el mismo caso. Delantero en el que no se confía, aunque éste tuvo muchos más minutos). Dos errores consecutivos. Dos incorporaciones, con su dinero incluido, que no han aportada nada al equipo, ¿por qué se trajeron? No hubiera sido más sencillo y seguramente más rentable confiar (¡qué palabra!) en un jugador de la cantera (Álex Rubio o Carlos Fernández). Si la idea era traer a dos delanteros de nivel, no entiendo el por qué de la contratación del rumano, teniendo en cuenta que el planteamiento de Emery era jugar con un sólo atacante... para colmo Monchi dijo en varias ocasiones que en los entrenamientos era el mejor.

Y el tercer responsable es una parte minoritaria de la afición. Rusescu es rumano y las burlas que se ha llevado por esto han sido lamentables y vergonzosas. Lo dijimos en su momento y lo volvemos a decir ahora, hay que denunciar este tipo de cosas (que ya ocurrieron con Babá, Romaric o Mosquera) para que esa minoría no se convierta en mayoría.

Una vez más se demuestra lo poco que se confía en la cantera. Ahora, después de 6 meses, Carlos Fernández se ha convertido en el tercer delantero. Seguir trayendo a este tipo jugadores y seguir gastándose dinero para que luego ni jueguen teniendo en la carretera de Utrera a una de las mejores canteras de España es lamentable.

Foto de UESyndication.