Sevilla F.C - R. Betis: Humildad, paciencia y respeto.



Tal como terminó el partido de Almería comencé a leer una serie de comenarios que no me gustaron nada. Todos se podrían resumir en uno "el jueves volveremos a humillarlos". Tal vez el que esto escribe tiene un concepto de la humildad y del respeto demasiado elevado. Puede ser que yo crea que ante todo un equipo debe de ser respetuoso con el rival, se llame como se llame y afrontar los partidos con el máximo de humildad. Nadie es más que nadie hasta que no se demuestre sobre el campo.

En el fútbol de hoy en día es muy difícil "humillar". Lo ocurrido en los últimos dos derbys no es lo normal, además hay que tener en cuenta que es un partido de 180 minutos por lo que a todo esto hay que sumarle la paciencia. La paciencia de no marcar gol antes del minuto 15, la paciencia incluso de empezar perdiendo, la paciencia de conseguir un resultado que deje abierta la eliminatoria.

Pero la actitud y comentarios de algunos de los nuestros me da más miedo que el propio rival. No es que haya que salir de víctimas. Somos superiores y tenemos mejores jugadores... pero en el campo somos 11 contra 11, con un Betis que aún estando en zona de descenso está pasando por su mejor momento y con un rival que sabe que darlo todo en esta eliminatoria sería dejarlos en buen lugar ante su afición.

Lo que hemos dicho siempre vale también para mañana. Si el Sevilla F.C juega como lo viene haciendo últimamente hoy daremos un primer paso para seguir en Europa, pero siempre con el respeto y la humildad que se merece cualquier rival... menospreciarlo ya sabemos las consecuencias que trae y sino que se lo pregunten al Racing.

Así que a dejarse las gargantas, hacer del Ramón Sánchez Pizjuán un infierno y salir con los dientes apretados ante un partido que será larguísimo (salvo sorpresa), sabiendo que tendremos enfrente a un equipo que se meterá atrás e intentará aprovechar en cualquier contra un gol de Rubén Castro que les de vida para la vuelta.

Foto de EFE.