Supercopa de Europa: El fútbol contra el dinero.


A pocos días de disputar nuestra sexta final europea en tan sólo ocho años y medio. Tenemos la posibilidad de ganar nuestro quinto título europeo -que se dice pronto- y el título oficial número doce. Geniales cifras para ser el club de fútbol de la ciudad de Sevilla.

Existe la posibilidad, como la hay en cada partido que jugamos, sea contra quien sea. A veces más alta y a veces más baja. Las posibilidades se reducen cuando se juega contra el Real Madrid. Una empresa que se dedica al fútbol como podría dedicarse a restaurantes de comida rápida de manera internacional.

El Real Madrid es uno de los poquísimos equipos que tiene más "fans" que madridistas. Lo digo bien. Una horda de personas que se guían por la prensa que se vende por un puñado de euros o dólares y que ven al Madrid como un niño de siete años ve los anuncios de juguetes en plena campaña de Navidad.

Iker Casillas, Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, James Rodríguez, Lucas Modric, Sergio Ramos, Karim Benzemá, Toni Kroos, Xabi Alonso e incluso Pepe son esos muñecos Madelman, Action Man o Gi Joes (aunque algunos son un poco Barbies...) que te publicitan y te meten obligados por los ojos como le hicieron a Alex DeLarge en La Naranja Mecánica.

El Real Madrid tiene un presupuesto anual de más de 520 millones de euros frente a los "un James Rodríguez" al año por parte del Sevilla, es decir, 80 millones de presupuesto sevillista.

La diferencia es sutil... un Madrid son 6,5 Sevillas FC. Eso haría indicar que por cada 6,5 partidos ganados del Madrid, el Sevilla podría ganar uno... Pues no, error. En los últimos 32 partidos entre ambos el Madrid ganó 19, el Sevilla ganó 12 y hubo 1 empate. Eso quiere decir que aproximadamente por cada 6 victorias madridistas hay 4 victorias sevillistas.

¿Eso significa que el martes próximo habrá un 60% de posibilidades de que el Madrid gane la Supercopa? Claramente no, ojalá. Ese porcentaje sería altísimo y afrontaríamos con muchísima más esperanza ese partido. Yo me quedo con la diferencia de 440 millones de euros entre ambas entidades.

El martes se jugará un partido que vale un título. El fútbol contra el dinero. Y aunque sé que el Sevilla no ficha precisamente con pastillas Juanola, no se puede comparar uno y otro equipo. Fútbol moderno que unos padecen más y otros siguen sintiendo entre las goteras del cemento del viejo estadio Sánchez-Pizjuán.

A pesar de todo, ¿quién sabe?

Nosotros seguimos siendo David y Goliat sólo ha cambiado su camiseta.