F.C Dnipro - Sevilla F.C: Una espera apasionada.




Hay mil excusas para no parar de buscarte. Para sentirte hasta el fondo de tu escudo y no olvidarte entre los siglos que te han hecho cada vez más gloriosa y eterna. Hay ciudades que dejan un reguero de recuerdos que se asemejan mucho a los que tú un día de niño describías en el colegio a tus amigos. Hay nombres a los que has puesto mayúsculas cada vez que pisabas sus estadios, cada vez que cantabas tu himno, cada vez que tu grito se perdía por las más inhóspitas calles de Turín, Glasgow, Valencia, Eindhoven, Gelsenkirchen o Mónaco.

En todas ellas había una cosa en común. La espera. Las horas que no pasaban y que se acurrucaban sobre un asiento de autobús. Lentamente discurrían pero no terminaba de llegar el momento del partido. Era una espera sorda, muy particular porque cada uno la llevaba en su interior, muy adentro. Cada sevillista vivía su final a su modo. Se visionaba una jugada, una remontada épica, se reía y lloraba a la vez. Había un aleteo de mariposas en cada estómago que no terminaba de evaporarse. Un amor sin medida.

Mañana nos espera una Varsovia prendada a tus pies. Deseando que la enmarques en un rincón de tu historia. Hoy hay almas que se asemejan a ti en todo, que van derechos a un mismo fin, a un mismo objetivo. Pero debemos de endulzar la espera con un respeto al rival, sin el menosprecio que nos ha llevado otras veces a sufrir más de la cuenta, hay que aprender a saber jugar los partidos incluso antes de que se disputen y para ello debemos de comenzar valorando lo que los ucranianos han hecho, su ilusión y su ganas de llevarse a la boca una alegría que les mitigue la crueldad de la guerra. Debemos de empatizar con ellos, ponernos en su lugar y pensar que no tienen nada que perder, que saldrán sin presión y que eso los convierte en peligrosos.

Mañana Sevilla F.C, está pendiente otra Copa. Hay una espera inevitable, un sopor que no se va hasta que no pite el árbitro y de comienzo otra final. Hay una búsqueda incesante para saber por qué tú y no otra. La respuesta está mañana en Varsovia.

Foto vista en javisfc.com