El sentirnos los mejores por un rato


"La fuente de Hispalis" recibe lo que Sevilla merece. Somos los hijos que no elegimos los colores que luce nuestra ciudad por toda Europa. 

Nos sentimos los mejores, por primera vez en la vida. Porque por primera vez somos el equipo, en todo el mundo, que tiene más títulos de una competición concreta. Somos Brasil en los Mundiales, el Manchester United en la Premier, el Barcelona con las Copas del Rey. Somos la Juve del Scudetto, el Real Madrid de las Ligas de Campeones o el Bayern de Múnich en la Bundesliga. Eso somos: el Sevilla en la UEFA.

Y digo yo, miarma, que ya es hora que nos aprendamos el "We are the champions" de Queen con un poco menos de arte pero con mejor speaking. Que decían que con la cuarta nos convalidaban el B2 de celebraciones europeas.

Manteniendo la compostura, sabiendo qué somos y a qué aspiramos. La vida está de una manera que es difícil alcanzar una cota más alta para levantar un título que una Copa del Rey, una UEFA Europa League y sus respectivas Supercopas. 

Por eso nos sentimos los mejores por un rato. Claro que sabemos que una Liga es lo más grande a nivel nacional. Claro que sabemos que una Champions es lo máximo a nivel europeo. Pero mientras llegan, porque sé que antes de que me muera veré levantar, al menos, uno de esos dos títulos, nos entretenemos con lo máximo a lo que podemos aspirar y muchos otros no.

En la retransmisión de la Final en Cuatro, Kiko Narváez dijo algo así como "Los números del Sevilla son un auténtico escándalo. Sumando presupuesto y en la lucha, es como si el Madrid, Barça o Bayern de Munich ganaran dos Champions League consecutivas. O cuatro en nueve años". 

En la 2014/2015 tenemos un presupuesto que ronda los 100 millones de euros. Pero es que el Real Madrid casi nos sxptuplica y el FC Barcelona nos quintuplica. Además, el Atlético de Madrid casi nos dobla el presupuesto y el Valencia también está por encima nuestra. Ahí tenéis la clasificación, en orden.

Para nosotros no hay mayor grandeza. cuatro paragüeros llenos de nísperos. Pero cuatro. Esto es el sentirnos los mejores por un rato.