F.C Barcelona - Sevilla F.C: Orgullo y carácter son intransferibles.


Los sevillistas estuvieron a un paso de la remontada pero les privó una mala primera parte


                                                   F.C Barcelona 5 - 4 Sevilla F.C
                                                      Messi (2)                   Banega
                                                      Rafinha                      Reyes
                                                      Luis Suárez               Gameiro (p)
                                                      Pedro                         Konoplyanka



Reflexiones positivas
Reflexiones negativas
  • Este equipo sigue teniendo el carácter, el orgullo y la fe de temporadas pasadas. Es algo que Emery les ha marcado en la piel y los jugadores, sin exepción, creen en ello. Un 10 en ese sentido.
  • Grandísimo partido de Banega manejando  a su antojo el control y la organización del equipo. Reyes también se fajó en las labores defensivas y sacó su calidad a pasear en los momentos decisivos.
  • Y destacar a los fichajes, sobre todo a Rami, que después de un proceso gastrointestinal, sacó las fuerzas de donde no las tenía para sobreponerse a los Messi y compañía y a sí mismo. Konoplyanka dejó destellos de su calidad y velocidad con el balón en conducción. Immobile batalló con todo el que se puso en su camino, se le vieron buenas maneras protegiendo la pelota y tirándose a las bandas para descongestionar el juego y dificultar a la defensa culé.
  • Fue una pena la primera parte. Un lastre que se nos agarró a las piernas y nos imposibilitó la remontada. Cuando el equipo se estaba ordenando, estirando y cogiéndole el ritmo al partido nos llegó el tercer gol.  
  • Beto pudo hacer más en los dos goles, sobre todo en el primero.
  • No es la primera vez que nos pasa. El hecho de querer sacar el balón jugado desde la defensa tiene el riesgo que vimos ayer. Hay que ser más práctico en esas acciones. Si el rival te presiona y hay peligro de pérdida del balón, pelotazo arriba y a empezar de nuevo.
Foto de Aslan Saakashvili. Diario de Sevilla