Sevilla F.C - Rayo Vallecano: 45 días



Justo es el tiempo que ha transcurrido desde aquella segunda parte espectacular en la que estuvimos a punto de ganar al Barcelona la supercopa. Aquel día que Europa se quedó con los ojos abiertos por lo que estaba viendo. Desde aquel momento creímos que todo sería un camino de retos, ilusiones, y grandes esperanzas...hasta hoy que se nos ha hecho de noche.

En 45 días hemos pasado de un sol espléndido a unos nubarrones que no conseguimos eliminar. Es lo que tienen los extremismo que pasas del júbilo al drama, de la planificación al desastre y de las palmas a los pitos en un mísero mes. La rapidez del fútbol no tiene memoria, ni vergüenza.

¿Y cómo se soluciona esto? Pues volviendo a meter las manos en el barro para reconstruir una nueva mentalidad, una nueva pasión, más sentimientos, una actitud. Mancharse las manos y llenárselas de callos y cicatrices para generar lo que hace 45 días se consiguió.

Pisar la arena y abandonar de momento la alfombra roja. Y hay que hacerlo ganando. La victoria es lo único que cura, es lo que insufla confianza, motivación y optimismo. Y hoy no se nos puede escapar. Da igual las bajas que tengamos, da igual los 11 que elija Emery, da igual el rival. Sencillamente ganar. El Rayo con 7 puntos, tan sólo ha perdido con los equipos gallegos. Vuelve a la convocatoria Miku después de tres jornadas sin ir convocado, Dorado y el portero del filial Alberto Díaz. Son baja por lesión Cobeño, Ze castro y Pablo Hernández. Por sanción no estará Ebert mientras que por decisión técnica se queda fuera el chino Zhang.

En los de Emery ya sabemos que las bajas son múltiples: Beto, Carriço, Rami, Escuero, Banega, Kakuta y se une a esta lista por precaución Vitolo. Por otro lado recuperamos a Konoplyanka. El once que saldrá hoy podría ser: Rico, Coke, Andreolli, Kolo, Tremoulinas. Krycho, N'zonzi. Krhon-Dheli. Reyes, Konoplyanka y Gameiro

Llenar los pulmones de los sevillistas con aires de victoria para que los gritos salgan más fuerte, más limpios. Para que los jugadores sientan su aliento en la cabeza, para que corran por ellos, para que luchen por ellos...y así un partido y otro y otro.


Foto de AFP