Sevilla F.C - R. Betis: Cuidado


Con todas las risas que nos hemos echado estos días y se podría extender a los últimos años a costa del Betis puede parecernos que una victoria ante ellos carezca de valor e importancia, que seguiremos siendo superiores que ellos, teniendo más títulos o más grandeza. Pero toda esa guasa, que entendida y en su tiempo es una de las formas más bellas de llevar un sentimiento (no nos olvidemos que esto es sólo fútbol) se transforma en pesadez y en soberbia cuando se exagera y se magnifica hasta unos puntos que te hacen ir con pies de plomo en cada encuentro que disputas con ellos.

Y eso es lo que pasa con respecto al partido de mañana. Los verdiblancos cambiaron ayer de entrenador, será Merino el que se siente en el banquillo visitante y aunque los jugadores son los mismos, todos sabemos, porque nosotros también hemos vivido situaciones idénticas en otros momentos, que un entrenador nuevo carga de energía extra a los jugadores y a la afición, si a eso le unimos que es un derby, tenemos todos los elementos para pensar que la eliminatoria no está ni mucho menos sentenciada.

Debemos de afrontar el partido con la máxima humildad, siendo los primeros en dar el golpetazo que les deje fuera del partido y fuera del sorteo de cuartos de final. Sabemos hacerlo (8 victorias consecutivas en casa) tenemos jugadores para ello y contamos con el potencial suficiente para ganar mañana y seguir nuestra andadura en la competición. Pero no debemos de dar nunca por hecho nada, como no lo dimos en aquella eliminatoria de UEFA de hace dos años. El fútbol es lo suficientemente justo como para que todas esas burlas de estos últimos años se te vuelvan en tu contra y te peguen un manotazo sin manos que te deje grogui buena parte de lo que resta de temporada.

Así que con lo pies en el suelo y con las lanzas arriba, sin concesiones, sin prisas. La grandeza de un club se demuestra sobre un campo de fútbol mucho antes que en 140 caracteres.

Foto: EFE