Sevilla F.C - R. Betis: El equipo que fue jueves.


Bajan las aguas tensas y expectantes ante lo que pueda ocurrir mañana. Hay una parte de la ciudad que ya ha terminado la temporada y que quiere redondearla con una victoria y está la otra mitad que mira al Jueves de frente y con apenas algún pestañeo.

Tal vez haya un optimismo exagerado en un lado y un pesimismo igual de extremo en el otro. De cara al derby hablo. Los comentarios que se leen y se escuhan son sacados de posiciones radicales en las que unos para darle más importancia al choque dicen que se va a liar como los béticos ganen en Nervión y los otros restan importancia al encuentro... pero también piensan que habrá música de viento si los sevillistas no se hacen con la victoria.

Es una manera de ver el fútbol desde las entrañas y la sensibilidad, sin querer que se le toque un pelo ni que se diga la más mínima tontería a tu equipo del alma (qué sería de nosotros si esa misma pasión, energía y fuerza la pusiéramos en otras cosas más importantes). Pero es, en parte, en lo que hemos convertido este deporte. El fútbol ya es lo de menos, lo importante es discutir, hablar y hablar y más hablar y crear una guerra donde no hay ni ejército con el que combatir. Y como debate futbolístico no puede haber dado la distancia sideral, vamos a inventarnos alguna estupidez para tener entretenida a la gente.

Y resulta que llega el derby y 4 días más tarde hay unas semifinales esperándonos en la esquina y entonces el partido de mañana pasa a un segundo plano y la gente se irrita por decir esto, se descafeína el partido por la costumbre nuestra en los últimos años de jugarnos la vida los jueves. Y eso no quiere decir, ni mucho menos, que nos de igual ganar que perder mañana. Queremos ganar lógicamente, pero que se enteren algunos ya, que ni el Betis es rival nuestro (desde hace unos cuantos años) ni la Liga es ya nuestra competición (daremos el mínimo para quedar 7ª pero poco más).

Y al que quiera liarla, mañana en Nervión a las 16h. A ver quién lía a quién. 


Foto vista en Orgullo de Nervión.