Abril




Abril para vivir, Abril para sentir, Abril para soñar que cantaba Carlos Cano. Abril el mes de Sevilla, aquel donde se rocían las paredes con enredaderas de otros siglos, tiempo en el que se precipitan los sofocos y se amalgaman los recuerdos. Época de soles que no marcan, de lluvias que no mojan, de goles que no dejan de subir al marcador eterno.

Abril se fue hace ya muchos años, pasó dejando un rebufo de flores secas, de colores desteñidos, de alivio del día después. Se nos esfumaron los reproches, se esquilmaron las avaricias y fuimos afeitando el futuro.

Dejamos litros de historia desparramados por las calles para que el alma no se perdiera entre los dientes. Embalsamamos cada derrota pensando siempre que era la última y 11 años después aún no hemos perdido.

Y hoy vuelver a ser Feria en Nervión. Día de partido y de nostalgia. Hoy no habrá prórroga que enlate ninguna gesta ni terremoto que descabalgue las gradas pero sí 3 puntos que nos hagan pelear por la clase business de la Champions. Rondará en el aire la zurda que nos da de comer en los días más lúgubres y volveremos a jugar con la canilla para rebobinar una y mil veces esa rueda que devino en plata hueca donde el vacío de Abril barruntaba el eco sordo de la gloria.

Foto vista en Orgullo de Nervión.