Soneto al cateto


Por más que cantes lo dictado en televisión
y por más que alardees en tus celebraciones;
sabes realmente que tenemos más cojones
y sentimos por nuestro club mucho más amor.

Por más que vengas alzando y bramando tu voz
y por más que vaciles de copas y colores;
sabes que la pasión que heredé de mis mayores
es mucho más sentida que tu puto alirón.

No me cabe otro escudo en el pecho ni me atrevo,
sólo entiendo de fidelidad a un logotipo.
Tócate con la moviola si marcó de nuevo,

cumples de cateto exacto el estereotipo.
No sabes qué es vivir sin ayuda y con dos huevos:
las derrotas no cambian al corazón de equipo.