La camiseta, el escudo, la afición...


... y así podría seguir, recordando a todos aquellos jugadores, entrenadores o presidentes que se han dejado la vida, literalmente, por esos símbolos.

Después del lamentable y vergonzoso partido de ayer me retrotraigo al 11 de Febrero de 2010, como si fuera un círculo que esperemos que se halla cerrado definitivamente, aquel día nos habíamos clasificado para la final de la copa del rey, ante qué equipo, ante el Getafe. Esta fue la postdata que escribí aquel día "Todos absolutamente todos, deberíamos de recapacitar tras lo ocurrido en esta eliminatoria, lo que se defiende es el escudo del Sevilla F.C, el que yo me ponía de pequeño, al igual que otros muchos, cuando, la mayoría de los jugadores que hoy tenemos en la plantilla, no sabía que ese sentimiento existía, así que cuando llegue la final, cuando la semana que viene vayamos a Moscú, cuando juguemos cada partido de Liga, deben, debemos recordarle, que lo que llevan en el pecho, ese escudo, lo he llevado yo y muchos como yo en el pecho, desde hace años, antes incluso de nacer, y que ellos son simplemente los portadores de ese sentimiento sobre el campo, porque los que jugamos finales somos nosotros (la afición), y ellon nuestra sombra alargada sobre el campo", 

Los sentimientos de los futbolistas se han evaporado, ya sólo los canteranos (¡ay la cantera!) saben qué significa defender y sudar la camiseta. Los símbolos y significados de este títulos lo hemos sacado en infinidad de ocasiones, últimamente siempre que las cosas nos han ido torcidas, que es cuando realmente hay que estar ahí, cuando se gana todo el mundo es del Sevilla. Yo cogería por la solapa, metafóricamente hablando, a más de uno y le contaría de A a Z, la historia del Sevilla, lo que representa, cómo eran sus jugadores o entrenadores emblemáticos, y recordarles aquello que dijo Paco González después de la final de Eindhoven " es que el aficionado del Sevilla, es muy del Sevilla"

Y mientras tanto, fútbol. Tan sólo las matemáticas nos hacen ser optimistas de cara a una clasificación europea, estamos a un punto de UEFA, porque hablar de Champions a mí me da vergüenza,  los continuos bandazos del equipo no presagian nada bueno de aquí al final de temporada, pero que curioso, la tan cacareada por nuestro presidente Liga de Mierda es el único hilo que nos mantiene con posibilidades. En esta ruleta en la que se ha convertido la temporada, esperemos que el próximo 13 de Mayo salga el número apostado. A partir de ese momento llegará el tiempo de las reflexiones y de la autocrítica, que esperemos que se haga de un p... vez.

De momento y después del penoso partido del Lunes sólo pueden ocurrir dos cosas: o que el equipo se caiga definitivamente o que el orgullo de los jugadores nos lleve a competiciones europeas, y sinceramente a día de hoy, no sé de que lado se va a decantar la balanza.