El día de la marmota

www.sevillismo.com


La trayectoria del Sevilla F.C en esta liga se está pareciendo a aquella película de Byll Murray, que en realidad se llamó Atrapado en el tiempo, pero que es comúnmente conocida por el día de la marmota. Si alguien no recuerda el argumento se lo explicaré brevemente, es un hombre que repite las mismas acciones días tras día.

El Sevilla está haciendo exactamente eso esta temporada. Los partidos fuera de casa son idénticos con la única diferencia del rival, al igual que los partidos en casa. Lo mismo podríamos decir del discurso que se lleva escuchando desde hace más de un mes en parte del sevillismo, "aún hay opciones". Por supuesto que las hay, mientras matemáticamente sea posible habrá que luchar con todo lo que tenemos, que no son más que 11 jugadores. Llegar al final como se pueda y una vez terminado este suplicio de temporada, pensar, reflexionar, volver a pensar y a ser posible, acertar más que equivocarse.

El encuentro de mañana no será nada fácil, ninguno de los que nos quedan lo es, este Español ha dado un vuelco de la mano de Aguirre, un equipo que estaba deshauciado en la primera vuelta, ha sacado el coraje que su entrenador le ha inculcado para renacer e igualarnos a puntos en la clasificación, es decir, un rival directo. Wakaso, Sergio García o Verdú (al que se le relaciona con el Sevilla) son tres de los estandartes del equipo catalán, más alguna jóvenes que vienen pisando fuerte. Así que esperemos que mañana saquemos la estabilidad y seguridad que nos da el calor de la afición y que puedan brindarnos un triunfo para seguir soñando con algo.

La semana ha estado movida en cuanto a lesiones, Rakitic será duda hasta última hora y Kondogbia parece que estará sin problemas, al igual que Beto. Vuelven de sus sanciones Medel y Botía. Las dudas en el once están en el puesto de central y en si Emery seguirá confiando en Cala o en quién será el sustituto de Reyes (10 días de baja), este que les escribe pondría a Perotti, su buenos minutos en Valladolid bien merecen el premio de la titularidad.