Sevilla F.C - NK Maribor: Pasar o pasar.


Mañana no hay otra opción que pasar la eliminatoria. El resultado de la ida, bueno, aunque pudo ser mejor, nos deja un camino despejado, siempre y cuando nosotros no queramos ponerle obstáculos. Porque ya va siendo un habitual que sea el propio Sevilla el que mete en los partidos al rival, el que se mate sólo y de vida a equipos de un nivel medio - bajo.

Bajan turbias las aguas para Emery, cuestionado incluso ganando en Vallecas, y demasiado obsesionado con una manera de jugar que ni él mismo conoce. Un día dice que prefiere ser arriesgado y jugar al ataque, mientras que en otro termina jugando con 4 laterales. Mientras el equipo no sabe si va o viene.

Para que todo ello se calme, al menos hasta que concluya la temporada, hay que pasar la eliminatoria. El fracaso de la Copa del Rey no puede volver a repetirse y eso tiene que estar en la mente de jugadores y técnicos. Aprender de aquel error y no confiarse en ningún momento. 2 goles fuera de casa deben de servir para que el equipo salga concentrado e intentar solventar el encuentro lo antes posible, dado que la afición no está dispuesta a aguantarle ni una más, ni a Emery ni al equipo.

La novedad en la convocatoria es la entrada de Vitolo por Jairo, pudiendo ser el equipo: Varas, Coke, Fazio, Carriço, Navarro. Cristóforo, Iborra. Vitolo, Rakitic, Marin y Gameiro.

La convocatoria de 18 jugadores: Beto, Javi Varas, Coke, Diogo, Fernando Navarro, Alberto Moreno, Fazio, Nico Pareja, Cristóforo, Carriço, Iborra, Rakitic, Trochowski, Víctor Machín, Reyes, Marko Marin, Bacca y Gameiro.


Foto de Marca.