Villarreal C.F - Sevilla F.C: Competir desde el equilibrio.



Otra prueba más para este Sevilla de altos vuelos. Otra partido/eliminatoria para demostrar quién es el campeón y por qué. Otra cita con la historia que no hemos dejado de escribir desde aquel jueves de feria mágico.

Se presume un partidazo el que se nos viene hoy encima. Dos equipos alegres, atrevidos y generosos. Ofensivos y con mucha calidad en sus jugadores. Marcelino ha conformado un equipo a su medida, buen gusto en el toque de balón, rapidez y una juventud que se convierte en veteranía en cada partido que juegan.

Por otro lado nosotros, el Sevilla. Un equipo de competiciones largas que sabe jugarlas porque se encuentra cómodo con la sensación de cordero que no muerde pero espera... y en la espera somos los lobos sedientos de otra eliminatoria que llevarnos a nuestros colmillos nervionenses. Hemos perdido frescura defensiva, 19 goles recibidos en nuestras últimas salidas no son un buen presagio para afrontar la eliminatoria. Fuimos capaces hace varios meses de conformar un auténtico bloque defensivo, con ayudas, solidaridad y trabajo... hay que repetirlo. No consentir que el partido se convierta en un tú a tú, porque ellos también saben morder. Un gol es la vida...pero cuidado con limitarnos sólo a eso.

Hay que competir y sabemos hacerlo... pero con equilibrio y sensatez. Será un tópico repetido hasta la extenuación y una perogrullada, pero la eliminatoria dura 180 minutos o más y la vuelta es en nuestro estadio, así que inteligencia y madurez.

Vuelve Carriço y se queda otra vez en casa Deulofeu. Rico, Diogo, Pareja, Carriço, Tremoulinas. Iborra, Krycho. Vitolo, Vidal, Banega y Bacca, tal vez los once elegidos por Emery para asaltar el Madrigal, los que vuelvan a escribir con pasos cortos y definidos otra línea de nuestra historia.

Mientras otros lloran nosotros cabalgamos. Hoy seguimos haciendo camino...falta mucho para Polonia.



Foto de El Correo de Andalucía.