F.C Basilea - Sevilla F.C: Europa exige



Nadie mejor que nosotros para saber el reguero de alegrías que trae esta competición. Igualmente podría decir de lo difícil que es competir en ella y no relajarse ni un instante. Porque Europa no permite dormirse, en cuanto ve que te amodorras, te zarandea del cuello y ya estás eliminado sin que te des cuenta.

Por eso mismo nuestra actitud de hoy debe de diferir en mucho a la mostrada en los partidos lejos de Nervión. A pesar de que queden al menos otros 90 minutos, a pesar de nuestra a priori, superioridad, ningún motivo es el suficiente para no salir hoy a la hierba suiza y traernos un resultado que despeje la vuelta de fantasmas.

El estadio donde se jugará será el mismo de la final, eso queda lejísimo. Tan sólo sirve para llenar hojas de periódicos y mensajes en las redes sociales haciendo referencia a una posible vuelta por Mayo, pero de nada más. Puro marketing. Mejor nos iría si tenemos los pies en la tierra, dejamos de pensar en cosas que, ojalá, pasarán dentro de unos cuantos meses, y centrarnos en el ahora, el presente y ese no es ni más ni menos, que una eliminatoria de octavos de final. Hay dos datos a tener en cuenta; primero no hemos ganado fuera de casa en Europa esta temporada y segundo, esta fase no nos ha sido fácil, en la 2005/06 perdimos en la ida 1-0 ante el Lille, a la siguiente nos encontramos con el famoso gol de Palop ante el Shaktar y en la de hace un par de años tuvimos que remontar un 0-2 en el Villamarín.

Los suizos no contarán con su mejor jugador, el delantero Embolo. No pudieron jugar su último encuentro liguero a causa de la nieve, cosa que les hace estar más frecos que nosotros aunque pierden ritmo de competición. Mientras que los de Emery tienen la duda de la portería, Rico o Soria, por lo demás parece claro que el entrenador vasco pondrá a su once tipo.

No queda otra que seguir caminando.


Foto vista en Orgullo de Nervión.